viernes, 24 de marzo de 2017

NADA BUENO

En la ciudad donde siempre se bosteza da la impresión de que sus habitantes sean cantantes de ópera mudos. Abren la mandíbula hasta los topes mientras deambulan por las calles como autómatas. Debido a ese acto involuntario toman y expulsan el aire lenta y profundamente. Incluso, los más embelesados, cierran los ojos unos segundos y, como en los últimos suspiros, liberan la niebla tóxica y atenazada de sus adentros. Los que dedican su tiempo a quehaceres más dignos, o los que apenas bostezan, interpretan en cada una de esas contagiosas boqueadas una señal de hambre, sueño o aburrimiento. Nada bueno.

1 comentario:

  1. Hambre, sueño y aburrimiento. Pueden ser las tres al mismo tiempo. En esas tres cosas se nos puede ir y resumir la vida, también.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar